viernes, 18 de septiembre de 2015

¡ Pura Vida Germaine y hermoso viaje !

                                          




Y un dìa volaste, alzaste tu hermosa ala y partiste a conocer, y a conocerte. Nos encontramos 3 años atrás, frente al mar. Vimos el amanecer mientras me hablabas de colores, no llevabas celular y mirabas el cielo por largo rato. La segunda vez nos encontramos en el mismo lugar, y te llevè de regreso a tu casa en Oniriciclo. Un par de semanas despuès empezamos nuestra vida compañera y antes que el hermoso querer nos explotara en todos lados, te contè la historia del asesinato de Ana. Nos habíamos apegado en poco tiempo, y era justo que supieras con que bueyes arabas y todo lo que el hombre que estabas conociendo se jugaba y aùn se juega. Inmediatamente me aceptaste con toda esta mierda jurídica que vivo, y fue tal tu apoyo, compañía y ayuda, que luego de 14 años como procesado logrè hacer un pequeño librito que contara la cronología del crimen de Ana Zerdàn.  Sin vos, no lo hubiera logrado, tu personalidad acariciò la mìa y pude expresarte todo mi dolor por una buena mujer que conocì y que fue vilmente asesinada, justamente en un dìa como hoy, pero en 1999.                                                                                                                      


Con vos conoci la paz y al disfrutarnos mi interior se enriqueció. Nos late el viajar como sentir primario y lo encontramos juntos en el comienzo de todo dìa, y por eso esperaste todo este tiempo a que se confirmara mi libertad plena en el ámbito jurídico: para poder viajar juntos. Este año nos encontró ansiosos, aguardando por una sana y lógica decisión del tribunal superior de justicia de rìo negro (todo en minùsculas), esto era absolvernos de cargo y culpa a mi padre y a mì, del crimen de Ana.     
Pero esto no sucedió y aùn sigo impedido de salir del paìs, no para escapar sino para vivir; sin rencores Argentina muchas gracias, pero quiero rodar el mundo en oniriciclo.                                                                                                            
                                           Con su Juanita 

Hoy, veo como desplegamos juntos tu ala, ese dedo pulgar del viajero que nos bate palmas como cronopio mientras los buenos seres se acercan a la banquina para llevarte, hermosa viajera Germaine.                                                                                                                  
Te amo bellìsima y joven mujer porque asumìs el mundo con la curiosidad del ahora, porque no te amedrentas ante la primera mala y porque queres a un zonzo como yo, delironauta de espantosa fama.                           
Amigas y amigos viajeros, sale a las rutas este hermoso ser, que piensa bien porque siente mejor.    


                                                                                   
                                                                                            
Escribo desde mi presente, que es posible gracias a la emboscada judicial en que vivo hace 15 años y aunque hago todo lo que puedo para resolverlo, aùn no puedo cumplir un sencillo y enorme deseo: viajar por el mundo junto a la mujer que amo.  




Viajè por primera vez a dedo el año que vos naciste, y nunca en todo este tiempo las rutas me han traido desgracia, ir a observar parte del mundo en la versiòn propia es loable a los valientes que lo intentan; que es salir de la finitud de la vida sedentaria, donde vemos pasar la vida a travès de cualquier pantalla, como esta desde la que escribo.




Pura Vida soñada compañera delironauta, los días vividos juntos serán mi almohada cada noche a la distancia.  Toda vez sonarà Marley en casa, invocando las crencias que con este profeta sabemos compartimos.                                                                                                                         


                                          Pura Vida mi querer.


*Totales gracias a Nicilis Cirdin, Vizcacha Adriàn, Giancarlo Leòn y Hoy Miller, por estos recuerdos pintados                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada