domingo, 21 de septiembre de 2014

Jackson Pollock pinta





Llegué a Pollock gracias a una nota subida por el trotamundos Tomás Astelarra, y entonces me encontré con un pintor que había reconocido en mi vida sin saberlo, hoy su marca deja huellas en el arte callejero y en el trabajo del creador en acción. Citando a Wikipedia quien remite palabras del pintor:
                                          "Mis pinturas no vienen de un caballete. Prefiero fijar el lienzo nuevo a una pared o en el piso. Necesito la resistencia de una superficie dura. En el piso me siento más tranquilo. Me siento más cerca, más parte de la pintura, ya que de esta manera puedo caminar alrededor de ella, trabajar desde cuatro lados y literalmente "estar" en la pintura.
Continúo alejándome de las herramientas tradicionales de los pintores como los caballetes, las paletas y pinceles, etc. Prefiero varitas, palas de jardinero, cuchillos y pintura diluida o impasto con arena, vidiros rotos o cualquier otro material añadido.
Cuando estoy "dentro" de mi pintura, no soy consciente de lo que estoy haciendo. Tan solo después de un periodo de "aclimatación" me doy cuenta de lo que ha pasado. No tengo miedo a hacer cambios, destruir la imagen, etc., porque la pintura tiene vida propia. Intento dejarla salir. Es sólo cuando pierdo contacto con la pintura cuando el resultado es un desastre. De lo contrario es armonía pura, un sencillo dar y recibir, y la pintura resulta bien."
                                     —Jackson Pollock, My Painting, 1956


Pollock fue introducido al uso de pintura líquida en 1936 en un seminario experimental impartido por el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros. El artista utilizó la técnica de verter pintura como una de varias en sus lienzos de principios de 1940 como: Macho y Hembra y Composición Vertida I. Después de mudarse a Springs, comenzó a pintar con los lienzos recostados en el piso del estudio y desarrolló su técnica de salpicar pintura.
Comenzó a utilizar pinturas con base en una novedosa resina sintética llamada barniz alkyd. Pollock describía estas pinturas como más que una simple herramienta de trabajo, "un resultado natural salido de una necesidad". Él utilizaba pinceles endurecidos, varas, y jeringas para aplicar la pintura. La técnica de Pollock de verter y salpicar pintura es reconocida como uno de los orígenes del action painting (pintura de acción). Con esta técnica, Pollock logró un medio inmediato para crear arte: la pintura fluía literalmente desde la herramienta de su elección hacía el lienzo. Al desafiar las convenciones de pintura en una superficie vertical, el añadió una nueva dimensión al ser capaz de ver y aplicar pintura a sus lienzos desde todas direcciones.

                                            Estudio de Jackson 

                                    JACKSON TE INVITA PINTAR CON EL


Pollock observó las muestras de pintura en arena de los Navajo en 1940 y refiriéndose a este estilo de pintar en el suelo, Pollock declaró: “Me siento más cerca, más parte de la pintura, ya que de esta manera puedo caminar alrededor de ella, trabajar desde cuatro lados y estar literalmente en la pintura. Esto es propio de los métodos de pintura en arena de los indios del Oeste." Otras influencias de su técnica de salpicaduras incluyen a los muralistas mexicanos y del automatismo surrealista. Pollock se negaba a confiar en "los accidentes"; él usualmente tenía una idea de como quería que se viera cada obra en particular. Su técnica combinaba el movimiento de su cuerpo, que él podía controlar, con el flujo viscoso de la pintura, la fuerza de gravedad y el lienzo. Era una mezcla de factores controlables e incontrolables. Arrojar, salpicar, verter y gotear, él se movía energéticamente alrededor del lienzo como si fuera una danza y no se detenía hasta que veía lo que quería ver.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada